La Liga empezó de lo más movida en Granollers con un empate entre el local Fraikin y el CAI Aragón (32-32) y con un enfrentamiento final entre Demetrio Lozano y Svitlica, en el que llegaron a las manos, que afectó a otros integrantes. El incidente se saldó con rojas directas para el técnico maño Mariano Ortega y para el jugador local Svitlica, a la espera de las sanciones que puedan establecer los árbitros en el acta.

La jugada de falta, que podía haber sido un penalti a favor de los catalanes, acabó con sólo un lanzamiento de falta directa de Antonio García que se estrelló ante la barrera aragonesa, con lo que se mantuvo el 32-32. Desde el primer minuto, el CAI marcó la iniciativa en un envite con un Granollers que sólo fue por delante con el 1-0 inicial y empezó su particular calvario tras el empate (1-1), logrado por Val en los primeros minutos, gracias a alguna perdida de balón local y alguna parada del guardameta Hernández.

El conjunto aragonés alcanzó máximas ventajas de hasta 6 goles (7-13, m.17), que el Granolllers no pudo atajar en los primeros minutos al sufrir continuas exclusiones de sus hombres. Pero los vallesanos supieron ir ganando terreno con buenas individualidades que permitieron a Svitlica empatar a cuarenta segundos del descanso (15-15), si bien Stojanovic aún tuvo tiempo de volver a poner a los visitantes por delante en el marcador antes de la conclusión.

Puig, en el primer minuto de la reanudación, logró de nuevo igualar la contienda (16-16). La intensidad defensiva de los catalanes se hizo notar y jugó a su favor, con lo que el partido se tornó más igualado y con diferencias oscilando entre uno y dos goles.

El 24-23 daba al conjunto local su primera ventaja de la segunda mitad. Las buenas paradas de Ohlander y un buen juego de contragolpe fue decisivo para que Granollers pudiera creer en la victoria, aunque hombres como Masachs y Demetrio Lozano se encargaron de seguir evitándolo.

Mariano Ortega ordenó un variación defensiva de un 6-0 a un 5-1 buscando cortar el ataque local, pero siguió la igualdad y se llegó al final con unos minutos de infarto. Con el 32-32, Ortega pidió tiempo muerto a falta de sólo medio minuto y con posesión de balón para su equipo, que perdió la pelota a menos de 20 segundos por una falta en ataque de Ruiz.

Nuevo tiempo muerto, esta vez del local Cadenas. Agotaron la posesión hasta llegarse a los incidentes finales, que trajeron consigo tarjetas rojas pero no variación en el resultado.
"AS"