De Guindos comparecerá la semana que viene para explicar la reforma financiera



El ministro de Economía, Luis de Guindos, comparecerá la próxima semana a petición propia en el Congreso de los Diputados para hablar del sistema financiero y de las reformas que se han puesto en marcha para sanearlo.

Fuentes del Ministerio de Economía han indicado a Efe que la comparecencia se producirá a mitad de semana, probablemente el miércoles, aunque la fecha la determinará la Junta de Portavoces.

La petición del ministro se produce horas después de que el PSOE haya pedido varias comparecencias parlamentarias para analizar la crisis de Bankia y su posterior nacionalización, entre ellas la del expresidente de la entidad Rodrigo Rato y la del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. No obstante, el PP vetó estas comparecencias.

Desde el Congreso del PP en Tenerife, el ministro de Economía se refería a la entidad asegurando que tiene mucha liquidez y solvencia, así como todo el respaldo del Gobierno, del sector público, y añadió que en la actualidad es mucho más "segura que hace quince días".

El ministro declaró que Bankia es una magnífica institución con un equipo de gestión del máximo nivel y con unos empleados que durante años han demostrado que son capaces de liderar una marca pionera en innovación del sector financiero.

Bankia tiene liquidez, solvencia, y además ahora todo el respaldo del Gobierno, del sector público, y su futuro es brillante, dijo Luis de Guindos.
Incertidumbre financiera

Precisamente, la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, reclamaba este viernes que el ministro de Economía compareciera a petición propia para explicar a la Cámara las razones de la nacionalización de Bankia y su plan de intervención.

La petición de De Guindos coincide, además, con un momento de especial desconfianza hacia el sector financiero, que en los últimos días ha sufrido una rebaja masiva de la calificación de Moody's y caídas intensas en la Bolsa por las dudas que genera su exposición inmobiliaria.

El Gobierno decidió hace unos días, con objeto de eliminar estas incertidumbres, encargar a dos firmas independientes e internacionales la elaboración de una auditoría de todos los activos inmobiliarios de la banca.

Según indicó ayer la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el anuncio de cuáles son las empresas elegidas se producirá el próximo lunes.

La auditoría, que durará unos dos meses, se dividirá en dos fases. En la primera se realizará una prueba de solvencia en el plazo de un mes, similar a las que realiza la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés).

La segunda fase consistirá en un "análisis más pormenorizado" de los balances de los activos de los bancos de forma individual, entidad por entidad.