Correos pone en circulación su sello más secreto



Una estampilla con la sede de los espías españoles permitirá enviar cartas a cualquier lugar del mundo

Si en los próximos meses planea enviar una carta a Rusia, Cuba o Venezuela, preste atención al sello que le pone. Es probable que a los funcionarios de correos de alguno de estos países les produzca recelo, además de sorpresa, encontrarse con un timbre del servicio secreto español a modo de franqueo.

En la época de WhatsApp, Telegram, el correo electrónico y las comunicaciones encriptadas entre particulares, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha recurrido al servicio postal convencional para potenciar su imagen.

La sociedad estatal Correos y Telégrafos pondrá a la venta el próximo día 23 una estampilla con una vista aérea del edificio principal del complejo que alberga la sede central del CNI, conocido como "La Estrella" y con forma de letra Y, a las afueras de Madrid. La imagen, en tonos azules y verdes, se acompaña con el escudo de España y un logotipo con las siglas CNI.

"Siempre es difícil mantener el equilibrio entre el secreto y el derecho a la información, pero lo que está claro sin duda es que estos hombres y mujeres trabajan de forma concienzuda para salvaguardar la seguridad del país y por ello merecen el respeto y la admiración de todos los españoles", afirma Correos para justificar esta emisión sin precedentes.

Los sellos miden 35 x 24,5 milímetros y cuestan 1,45 euros. Con las tarifas actuales, un sello del CNI será suficiente para remitir una carta o una postal a cualquier lugar del mundo, incluidas Rusia, Cuba o Venezuela. Es de esperar que el servicio secreto recurra a formas más discretas de comunicarse con sus espías en dichos países.

EL PAÍS